Las 5 S

El método de las 5S, así denominado por la primera letra del nombre que en japonés designa cada una de sus cinco etapas, es una técnica de gestión japonesa basada en cinco principios simples. Se inició enToyota en los años 1960 con el objetivo de lograr lugares de trabajo mejor organizados, más ordenados y más limpios de forma permanente para conseguir una mayor productividad y un mejor entorno laboral. Las 5S han tenido una amplia difusión y son numerosas las organizaciones de diversa índole que lo utilizan,tales como, empresas industriales, empresas de servicios, hospitales, centros educativos o asociaciones.

La integración de las 5S satisface múltiples objetivos. Cada ‘S’ tiene un objetivo particular:

Denominación Concepto Objetivo particular
Español Japonés
Clasificación 整理,Seiri Separar innecesarios Eliminar del espacio de trabajo lo que sea inútil
Orden 整頓,Seiton Situar necesarios Organizar el espacio de trabajo de forma eficaz
Limpieza 清掃,Seisō Suprimir suciedad Mejorar el nivel de limpieza de los lugares
Normalización 清潔,Seiketsu Señalizar anomalías Prevenir la aparición de la suciedad y el desorden
Mantener la disciplina 躾,Shitsuke Seguir mejorando Fomentar los esfuerzos en este sentidoc

Programa de las 5 “S”
Las 5 “S” son una técnica japonesa desarrollada en los años 80 orientada a grupos de trabajo, con una metodología que hace énfasis en ciertos comportamientos que permiten un ambiente de trabajo limpio, ordenado y agradable. Es una vía muy efectiva para lograr la participación y la productividad, aplicable no sólo en el entorno laboral, sino en la vida cotidiana.

Conozca cómo implementar esta técnica, descargando el siguiente archivo:

articles-190270_archivo_pps_5eses

Anuncios

El fracaso de la ética moderna

La caída de la ética

La ética moderna

Cuando usted escucha a personas hablando de temas éticos hoy, ¿siente que están hablando en niveles distintos? No quiero decir niveles intelectuales; quiero decir hablando como si estuvieran en diferentes planos, aun mundos diferentes. Cuando hablamos de diferencias éticas, a menudo encontramos que estamos tan enfrentados que la discusión pronto se para en seco . . . o degenera en insultos.

Por ejemplo, piense en el tema de la guerra justa, algo que ha sido un tema candente en años recientes. Algunos dicen que no puede haber una guerra justa porque es imposible saber quién es el bueno y quién el malo, y no hay forma de predecir el resultado. Así que todos deberíamos ser pacifistas. Otros dicen que es justo prepararse militarmente para enfrentar amenazas potenciales, y dejar en claro que iremos a la guerra para defendernos. Todavía, otros consideran que la justicia se aplica solo a la defensa de las naciones del Tercer Mundo contra la explotación de las grandes potencias.{1} Este tipo de diferencias son el resultado de diferentes creencias fundamentales sobre lo que es la justicia.

Dado que hay ideas conflictivas sobre la ética, todas las cuales parecen tener alguna verdad, ha tomado raíz la idea de que no hay forma de justificar racionalmente las creencias éticas, que vienen de dentro de nosotros en vez de alguna fuente fuera de nosotros. La idea de que nuestras afirmaciones éticas están arraigadas en nuestros sentimientos y deseos se llamaemotivismo. Tradicionalmente, se creía que la ética estaba arraigada en algo externo a nosotros, algo objetivo y permanente. Una razón fundamental para el cambio de la perspectiva tradicional al emotivismo subjetivo contemporáneo fue que se han perdido las creencias fundamentales acerca de la naturaleza del hombre y el universo.

El filósofo Alasdair MacIntyre dice que los eticistas de hoy son como científicos que intentan armar una comprensión correcta de la ciencia luego de que una catástrofe hubiera destruido la mayoría de los registros del pensamiento científico del pasado. Tienen la jerga de la ética de tiempos anteriores, pero no entienden los principios fundamentales subyacentes o cómo se interrelaciona todo. Su tarea es similar a intentar armar un rompecabezas con piezas faltantes y sin el dibujo en la caja para mostrarles cómo debería quedar el rompecabezas una vez terminado.

Es tentador atribuir esto simplemente al hecho de que las creencias cristianas ya no tienen autoridad en nuestra sociedad. Si bien esto es cierto, no brinda suficiente detalle. Al menos por dos razones tenemos que tener una comprensión más completa de por qué las personas piensan de la forma que lo hacen con respecto a la ética, más allá de meramente atribuir sus ideas a la incredulidad. Primero, comprender cómo llegamos a este punto nos ayudará a ver los problemas que tienen nuestra visión de la ética hoy. Decir simplemente: “Bueno, eso no es bíblico” significa poco hoy; por cierto, ¡a algunos les podrá agradar saber que sus ideas no concuerdan con la Biblia! Si queremos generar un cambio en las personas y en la sociedad, sería útil ofrecer una respuesta más detallada y matizada.

Segundo, dado que nosotros mismos estamos influenciados tan profundamente por nuestra sociedad, los cristianos a menudo piensan como los no cristianos en temas morales. Si no podemos encontrar algo en una lista de reglas en la Biblia, a menudo confiamos en nuestros sentimientos o nuestro pensamiento pragmático para guiarnos. O, si somos cuestionados por algo que hacemos, podríamos decir: “Bueno, eso es algo entre yo y el Espíritu Santo. ¡Deja de ser tan legalista!”.

Entonces, ¿cómo llegamos aquí? Comencemos con una breve reseña de la historia de la ética en Occidente.

http://www.ministeriosprobe.org/docs/etica_moderna.html